Translate

martes, 5 de noviembre de 2013

Doceañistas en el Trienio Liberal

          Como puede suponerse, los doceañistas no lo eran ––ni así los llamaban ni así se reconocían–– en 1812. Fue un término negativo acuñado años después, aproximadamente hacia el Trienio Liberal, cuando tras el éxito del pronunciamiento de Riego, Fernando VII se vio obligado a jurar la Constitución de 1812 y a ponerla en vigor.
         El Trienio supuso el triunfo del liberalismo, apoyado primero en un ejército entre el que figuraban Riego, Evaristo San Miguel, Antonio Quiroga, Espoz y Mina, que desde los primeros años de la reacción absolutista había luchado para restaurar el sistema constitucional en España. En segundo lugar contaba con una opinión pública más concienciada, pero también más extremada, lo que había dado lugar a que incluso entre las filas liberales se produjera una fractura entre los que se denominarían doceañistas o fracción templada y los llamados veinteañistas, más partidarios de redactar una nueva Constitución que limitase aún más los poderes del Rey. Al principio triunfaron las tesis doceañistas y se formaron gobiernos encabezados por Evaristo Pérez de Castro, Eusebio Bardají, el marqués de Santa Cruz, y Martínez de la Rosa. Luego, los exaltados lograron hacerse con la mayoría de las Cortes y formar gobierno con Rafael de Riego y Evaristo San Miguel.
         La intervención de los Cien Mil Hijos de San Luis restauró a Fernando VII y los liberales fueron perseguidos y represaliados, por lo que muchos marcharon al exilio. Tras la muerte de Fernando VII, muchos apoyarían la Regencia de Mª Cristina y la sucesión de Isabel II frente a las pretensiones de Carlos Mª Isidro. Más tarde, el sector más moderado  se organizaría en torno a Martínez de la Rosa, formando el Partido Moderado, mientras que los exaltados, por su parte, se organizarían a partir de 1838 en el Partido Progresista en torno a las figuras de José Mª Calatrava, Juan Álvarez Mendizábal y Salustiano de Olózaga. En el ínterin se había proclamado la Constitución de 1837 que, aunque apoyada en el sufragio censitario, limitaba el poder del monarca y aligeraba el carácter confesional que tenía la de 1812. 

  Constitución de 1837.  Tus Constituciones
           Más allá de la fractura liberal, para el pensamiento absolutista y luego conservador, la Constitución de Cádiz y el doceañismo encerraban una serie de peligros democratizadores que no habían logrado conjurarse, como recuerda Cecilia Böhl de Faber en una carta a su cuñado fechada en 1857:

Dígote que es una cosa divertida mandar en un país que han desorganizado al punto que lo está este los malditos discursos, los remalditos periódicos y el antecristo, que así llamo yo a la libertad de imprenta[1].

Quizás en eso mismo debía estar pensando la escritora cuando a raíz de un comentario positivo sobre Alcalá Galiano, advierte al joven Guillermo Forteza en 1859:


        El entusiasmo de usted por Galiano es justo. ¡No obstante, no olvide usted que pertenece a los del año de 12!, que tuvo perversa juventud, según es sabido, y que los que la han tenido, tienen rara vez respetable vejez. Dígalo usted, pero con cautela, teniendo presente que su padre de usted tiene más elocuencia en una de sus sencillas cartas que todos los oradores de fama, que con ciencia profana y sonoras palabras a veces falsean hábilmente las nociones del bien y del mal[2].



[1] Carta a su cuñado Fermín Iribarren, fechada en Sevilla a 16 de julio de 1857. Cf., J. Mª Asensio, Epistolario de «Fernán Caballero», págs. 146-147.
[2] Carta a Guillermo Forteza de 12 de diciembre de 1859. Cf., José Mª Asensio, Epistolario, pág. 333-334.
 

2 comentarios:

pitusa durio dijo...

Es apasionante la historia que nos recuerda que el hombre siempre está rodeado de desacuerdos, intrigas, ambiciones y disimulos, y también, como no, de buenas acciones. En circunstancias muy distintas el cerebro humano es variopinto con sus filosofías, sus ideales y sus intereses personales o colectivos, y lo que es más sorprendente, es la facilidad con que unos pocos manejan a tantos millones...
Gracias por relatarnos momentos históricos tan interesantes...

Marieta Cantos Casenave dijo...

Gracias a ti por interesarte y comentar.
Un saludo.

Licencia de Creative Commons
Doceañista by Marieta Cantos is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.